Nacho de la Mata: más que un abogado de inmigración

Como abogado de inmigración Nacho de la Mata trascendió la mera profesionalidad, para convertirse en un defensor de los Derechos Humanos. Es por ello que nuestra obligación moral es dedicarle unas líneas en este blog. En efecto, tras una larga lucha contra un tumor cerebral ha fallecido hoy, día 21 de septiembre de 2012. Su trayectoria profesional es la de un hombre humanitario que luchó por los derechos de los menores inmigrantes. No es de extrañar que en 2009 fuera galardonado con el Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española, al reconocerse su labor por la defensa de los derechos de los menores inmigrantes, muchas veces violados por las autoridades españolas.

La trayectoria profesional de este abogado de inmigración puede ser considerada de heroica, pero no en el sentido en que Superman es heroico, sino en el sentido en que un profesional utiliza su conocimiento y sus habilidades jurídicas para hacer el bien, antes que para lucrarse. Fue, y seguirá siéndolo tras su muerte, un ejemplo para cualquier abogado de inmigración.

En su haber cuenta con la paralización de innumerables repatriaciones que, sin su intermediación, se hubieran realizado sin ningún tipo de garantías jurídicas, llegando a detener en alguna ocasión el proceso cuando el menor inmigrante ya estaba embarcado en el avión. La cantidad de recursos contra la administración pública llevó a los tribunales a darle la razón e, incluso, a la modificación de la legislación.

Denunció las prácticas denigrantes que los menores inmigrantes sufrían, como exámenes médicos con el objetivo de excluirlos del sistema sanitario o el desamparo al que quedaban expuestos los miembros de este colectivo al cumplir los 18 años de edad, quedando indocumentados y sin ningún tipo de protección.

El legado que deja va mucho más allá de ser un ejemplo como abogado de inmigración. En efecto, se dedicó a la tarea de mayor relevancia ética dentro del oficio, a saber, la extensión del circulo de protección jurídica para aquellas personas más desfavorecidas, en este caso los menores inmigrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *